Dic 01

El rame es muy conocido en el segmento textil, ya que forma parte esencial del proceso de acabado. Consiste básicamente en una cadena transportadora que gira sobre el riel de función ensanchadora, además de una estufa que aumenta su temperatura para secar y proporcionar el tratamiento térmico.

Utilizada en tejidos planos, de punto, o no tejidos, actúa en procesos de termofijación, curtido de productos químicos o estampados, secado y algunos tipos de teñidos.

A pesar de que las ennoblecedoras textiles normalmente están bien desarrolladas en los procesos de acabado y ennoblecimiento, aún existen algunos problemas que les generan costos a las empresas. La buena noticia es que ya existen accesorios que pueden solucionar gran parte de estos problemas. ¡Continúe la lectura y entienda mejor el tema!

 

Dificultades comunes del uso del rame textil

Utilizar el rame textil es esencial, pero existen algunos problemas provenientes de su uso, como la introducción de rama incorrecta, el sistema de engomado desalineado, la cadena de punzonado con holguras, el sistema de cortador de orillos sin precisión en el corte, exceso de humo, entre otros.

A continuación, hablaremos sobre las soluciones existentes para esos problemas. Así, puede modernizar su industria textil y aumentar la productividad del rame.

 

Reducción del humo

¿Su empresa suele colocar el tejido crudo en el rame, sin realizar antes el proceso de purgado? Pues sepa que esto puede estar causando el exceso de humo, ya que la suciedad y el aceite se calientan y se evaporan haciendo que salga mucho humo del sistema de escape y perjudicando el medio ambiente. Además, parte del aceite se cristaliza en las fibras, dificultando la absorción de los colorantes y enriqueciendo la textura de los tejidos.

Para evitar que esto ocurra, el tejido debe pasar por el proceso de purgado antes del prefijado. Así, entra limpio y no causa los problemas citados, incluso, hasta puede eliminar el lavador de gases de escape.

 

 

Control de tensión de los tejidos

Tejidos con licra, principalmente de punto, poseen más fibras de elastano en su composición, haciendo el control de tensión aún más necesario. Aunque el rame puede controlar la superalimentación para obtener el encogimiento, es necesario evitar su estiramiento.

Para controlar la tensión, esté atento a cada paso de la entrada, desde el centralizador, desenrollado, equipo de sincronización, enderezador de tramas, entre otros.

Debe tener, incluso, el control de estándares y procedimientos del proceso productivo y realizar los tratamientos para que el tejido y la contracción sean restaurados al estado original.

El Hidro Aspersor, por ejemplo, ayuda a introducirle la humedad necesaria al tejido de acuerdo con su composición, además de evitar la interrupción del proceso al realizar el acabado con los suavizantes, tratamientos antiflamas, impermeabilizantes, entre otros.

 

 

Control del punzonado

Otra característica importante para aumentar la productividad del rame textil es realizar el control del punzonado. Los residuos que ya pasaron por todas las fases de producción deben aprovecharse al máximo, por eso, es necesario cortar lo mínimo posible de orillo, introduciendo el tejido en las agujas de forma constante, lo más cerca posible de los bordes.

Algunos accesorios pueden ser acoplados al rame para ayudar, por ejemplo:

Sistema de alineado e introducción de rama, asociado con la fotocélula y el abridor de orillos, este equipo se desarrolló para promover el movimiento eficiente de los rieles del rame en la posición correcta. Con esto, asegura la perfecta posición de los tejidos para el punzonado.

Abridor de orillos, equipo desarrollado para remover pliegues y enrollados de los materiales textiles, normalmente utilizado en entradas de ramas, de secadores punzonados y de compactadoras.

Sensor guía del borde, ideal para máquinas de procesos continuos, este sensor identifica los bordes del tejido, proporcionándole mejor calidad al material que su empresa produce.

Sensor regla digital, elimina errores de lectura normalmente cometidos por el método convencional: cinta métrica. Se utiliza para monitorear la variación del ancho de los tejidos. Puede ser acoplado en rames, compactadoras, revisadoras, non stop y otros equipos de procesos continuos que necesiten control de calidad.

 

Control de gramaje

En los casos de tejidos elásticos, el gramaje nunca es constante cuando entra en la rame, pues los procesos anteriores, el manejo y el almacenamiento del tejido afectan el resultado. Actualmente, las fábricas hacen el control por muestreo, un proceso en que el operador a la salida del rame utiliza una muestra del tejido que retira de cada pieza, la corta y la mide.

Además de afectar la producción, el proceso depende del operador y no analiza las variaciones y, dependiendo de cómo se realiza, puede incluso generar fallas y retrocesos. Lo ideal es acoplar equipos en la salida del rame para que los tejidos secos se midan.

La revisadora puede cumplir con esta función, recolectando información sobre el tejido y analizando posibles defectos.

Después de todas estas recomendaciones, con seguridad su empresa está más preparada para aumentar la productividad del rame textil. Si quiere aumentar aún más la productividad de forma general, ¡vea cómo mejorar la productividad de una fábrica de confección!