May 26

Aquí en Delta, siempre reforzamos la necesidad de que las industrias textiles modernicen la producción e inviertan en la innovación de procesos en la confección. Ya no hay más espacio para empresas atrasadas, con procedimientos y equipos desfasados e ineficientes. Este escenario se intensifica aún más en momentos de recesión, como este que estamos viviendo por la pandemia del coronavirus.

Pensando en eso, preparamos este artículo, con las principales estrategias y medidas que deben ser adoptadas y revisadas para innovar en su producción y no perder la competitividad. Entienda y vea cómo sobrevivir a este escenario económicamente conturbado.

 

Haga un análisis de procesos

El escenario económico cambia, las demandas se alteran y diversos aspectos que impactan su producción son volátiles. Por eso, es necesario hacer un análisis para revisar y hacer los debidos ajustes en los procesos de la industria.

El objetivo de este análisis es encontrar cuellos de botella, desequilibrios de la producción, sectores en los que los colaboradores necesitan entrenamientos y otros problemas en la confección que puedan perjudicar su productividad y el control de calidad.

 

Trabaje en la ganancia productiva

Entre los objetivos más importantes de la innovación de procesos en la confección destacamos la ganancia productiva. El aumento de la capacidad y de la eficiencia productiva está relacionado con la ganancia de competitividad, facturación y de calidad.

El camino más eficiente e importante para eso es la optimización de procesos. Usted necesita invertir en máquinas que satisfagan las necesidades productivas y que permitan agilizar las fases de producción.

Como ejemplo, piense en una Relajadora de Tejidos. Mientras un procedimiento de descanso tradicional lleva de 24 a 48 horas, este equipo hace el mismo trabajo en algunos minutos. Con eso, además de la ganancia productiva y de tiempo, son eliminadas diversas fallas o desperdicios, haciendo con que el producto tenga más calidad.

 

¿Ya ha leído estos artículos?

 

Reduzca el porcentaje de segunda calidad

Otra medida necesaria para la innovación de procesos en la confección es la reducción del índice de productos y materias primas de segunda calidad. Ese término es utilizado para definir tejidos con agujeros, manchas, variaciones en las dimensiones y colores, además de otros problemas de desestandarización.

En la industria textil, la segunda calidad es sinónimo de perjuicio proveniente del desperdicio, ya que afecta incluso su imagen ante sus clientes. Al final, aunque no sean tirados a la basura, esos materiales no podrán ser utilizados en otras etapas, ya que gran parte de esos efectos son irreversibles. En otras palabras, ese control para evitar la segunda calidad resulta en más productos aptos para la comercialización.

Para contornar ese problema es necesario implantar procesos rigorosos de control de calidad de toda y cualquier materia prima e insumos que entran en la empresa. Además, claro está, de tener una gestión de proveedores con criterios rígidos sobre la calidad de lo que es negociado.

 

 

Optimice las etapas de prueba

Las pruebas representan una etapa indispensable para la calidad de sus productos y de su confección. No obstante, si no se modernizan ni se automatizan, además de permitir que las fallas pasen desapercibidas, demandan tiempo y otros recursos valiosos para su producción.

Para optimizar esa actividad, aumentar la productividad y reducir costos, una de las máquinas que marcan la diferencia es la lavadora de muestras. Este equipo evalúa el porcentaje de encogimiento del tejido y realiza pruebas de descolorimiento en solamente 3 minutos. Con eso, su producción logra hacer pruebas en una mayor cantidad de tejidos y en mucho menos tiempo.

 

 

Clasifique los proveedores

El primer paso para una gestión de proveedores es la clasificación. Eso es hecho con el objetivo de que pueda saber con quién y para qué contar cuando necesite reponer algún equipo, insumos y materia prima.

Esta categorización debe realizarse conforme criterios como la calidad de los productos y de entrega. Al final, esos son factores que afectarán su producción. Para eso, haga un análisis de lo siguiente:

  • ¿El proveedor hace las entregas dentro del plazo?
  • ¿La materia prima es de calidad y dentro de nuestros parámetros?
  • ¿El proveedor atiende las exigencias de la ISO 9001?
  • ¿La atención y el soporte son rápidos?

La calidad de sus proveedores y, consecuentemente, de los insumos utilizados en su producción, reduce la cantidad de tejido que es desperdiciado.

 

Modernice su producción

La modernización y la innovación de procesos en la confección es el puente para la reducción de costos, competitividad y ganancia de eficiencia. Maquinaria antigua e ineficiente demora para completar las etapas, presenta muchas fallas, necesita pasar por muchos mantenimientos e, incluso, puede consumir mucha energía eléctrica.

Además de poner en riesgo la seguridad de los operadores, pues muchas de las máquinas antiguas no están adecuadas a las normas de seguridad del trabajo. En la industria, el tiempo es dinero y por eso la reducción del tiempo también elimina costos.

La automatización con equipos modernos también garantiza la ganancia de calidad, la minimización de fallas y la eliminación de muchos errores. En la modernización, también hay reducción de desperdicios, pues máquinas modernas y eficientes evitan el uso de más tejido del que sea necesario, ya que son milimétricamente calibrados. O sea, no utilizan más tejido ni más embalajes de lo que se necesita.

Invertir en la innovación de procesos en la confección es una manera estratégica de pasar por momentos económicamente conturbados, ya que es posible tener ganancia productiva y eliminación de costos. Además, ese factor, que también engloba la modernización, es un factor primario para su ganancia de competitividad y de espacio en el mercado.

Hablando de controlar los insumos que entran y los productos que salen de su producción, descubra qué es el control de calidad y cómo funciona en la industria textil.