Nov 26

Se habla mucho sobre el consumo sostenible y las buenas prácticas para el medio ambiente. Sin embargo, ¿usted sabe a lo que esto se refiere? A pesar de que la industria de la moda siempre está asociada a los impactos negativos en el ambiente, muchas de las grandes corporaciones se están adecuando a esa nueva demanda de consumo.

Para no perder espacio en el mercado, entienda qué es el consumo sostenible, de dónde surgió este nuevo modelo de pensamiento y cuáles son sus impactos en los sectores productivos.

 

Entienda qué es y cómo surge el consumo sostenible

El consumo sostenible es cuando adoptamos la práctica de comprar (alimentos, ropa, accesorios, electrodomésticos y cualquier tipo de producto) que no traigan ningún impacto o interfieran mínimamente en el medio ambiente. En otras palabras, es el acto de usar, comprar y consumir ítems que no contaminen ni perjudiquen nuestros recursos no renovables.

Las actitudes de consumir de manera sostenible surgen con la concienciación de la población sobre el nivel de degradación que estamos causándole a nuestro Planeta, principalmente aquello que es irreversible.

Por medio de esta nueva forma de pensar, los clientes logran modificar el modelo productivo de las grandes industrias, al fin y al cabo, es necesario que atiendan a esa demanda sostenible para mantenerse en el mercado y continuar siendo competitivas.

 

Solamente el 9% de los encuestados no se preocupa con el consumo sostenible.

 

En este sentido, para que se tenga una idea, una encuesta realizada constató que solamente el 9% de los entrevistados no se preocupa con el consumo sostenible, siendo que el 55% les da preferencia a las marcas que se preocupan con el medio ambiente.

 

Segmentos influenciados por el consumo sostenible

Además de la industria de la moda que ya viene adecuando los procesos productivos y de descarte de residuos, principalmente con la popularización del upcycling y de la economía circular, otros sectores de la economía están siendo impactados por esa nueva demanda del mercado.

Cosméticos

Alineadas a las tendencias de consumo sostenible, la industria de la belleza ya está dirigiendo su atención a las estrategias que reducen el gran uso de embalajes plásticos (que normalmente son desechados inadecuadamente) y al uso de una energía limpia y renovable.

Grandes industrias están capacitando a sus colaboradores y a la población local sobre una postura sostenible y refuerzan que están en la búsqueda de proveedores de materia prima sin materiales contaminantes, como sustancias químicas, parabenos, toluenos y sales, que también pueden provocar alergias.

Alimenticio

Las prácticas conscientes que se adecúan al consumo sostenible en la industria alimenticia van en dirección al compostaje de la basura, economía y reutilización del agua, uso de embalajes biodegradables y, principalmente, la eliminación de agrotóxicos.

 

 

El comportamiento de las grandes marcas frente al consumo sostenible

El consumo sostenible crea la necesidad de que las grandes industrias y marcas repiensen el concepto de producción en masa. En este contexto, la demanda se vuelve más importante para la sobrevivencia y lucro en el mercado.

Por eso, las empresas que son referencia en la industria de la moda vienen adaptando los procesos y aptitudes en relación con el ambiente, contaminación y degradación del planeta. El grupo Kering, así como Gucci, han adoptado estrategias que neutralizan por completo la emisión de carbono en toda su cadena de provisiones.

 

Consumo sustentável
Algunos de los principios de la cultura de sostenibilidad adoptados por brasileña Lojas Renner. Fuente: www.lojasrennersa.com.br

Prada también apuesta en esta concienciación de consumo y viene invirtiendo en conferencias sobre la sostenibilidad en Nueva York, considerada la cuna de la moda, con el intuito de valorar elecciones éticas en el comportamiento de los consumidores.

En Brasil, Renner y Natura, dos grandes marcas, firmaron una carta del Consejo Empresarial Brasileño para el Desarrollo Sostenible (CEBDS) comprometiéndose a reducir la emisión de gases del efecto invernadero.

 

+¿Ya ha leído estos artículos?

 

El futuro del consumo sostenible en la moda

La tendencia del consumo sostenible en la moda es que los conceptos de economía circular y upcycling se fortalezcan aún más. La preocupación en comprar prendas que serían descartadas en el ambiente o que provienen de la reutilización ya son realidad, incluso en América Latina.

Para eso, las empresas vienen adoptando una postura que se preocupa con la procedencia y el impacto de cada materia prima, desde el teñido hasta el descarte final de los productos. La idea es reducir el consumo exagerado propuesto por el fast fashion y adecuarse al nuevo modelo de pensamiento y hábitos por medio de la valorización de las prendas.

 

 

El concepto de consumo sostenible se contrapone al inmediatismo y la economía linear, que promueven la satisfacción del consumidor de manera rápida, pero con consecuencias irreversibles para el ambiente. En este sentido, es fundamental la actualización tecnológica de su industria, para que logre atender la competitividad y el nuevo modelo de consumo de la población.

Aproveche para descubrir qué es el upcycling y sus impactos en el futuro de la producción en la industria de la moda.