desperdícios texteis

May 16

Los desperdicios textiles pueden tener un gran impacto negativo en la salud financiera de la empresa y el medio ambiente. Saber identificarlos es fundamental para entender cómo reducir sus efectos.

Con eso en mente, reunimos en este texto todo lo que necesitas saber para evitar este problema en tu industria. ¡Descubre más!

¿Qué son los desperdicios textiles?

​​Los desperdicios textiles son consecuencia del gran volumen de producción en la industria, así como en otros sectores. Sin embargo, el monto y el impacto causado varían según el segmento de operación.

Y con la industrialización, la generación de residuos pasó a ser mayor que la capacidad de la naturaleza para absorberlos, generando impactos negativos en el medio ambiente.

Según el estudio de Reducción de Residuos Textiles e Impactos Ambientales en una Industria de la Confección, todo el excedente generado por el proceso productivo y que se considera inútil, no deseado o descartable.

Citando al Centro Nacional de Tecnologías Limpias (CNTL), los autores afirman que “las confecciones generan importantes desperdicios, principalmente a partir de la materia prima tela, que se transforma en retazos y piezas rechazadas”.

Y también señalan que esta es una causa generada por una mala planificación de la creación, modelado, corte y encaje. Además de la falta de calidad o estandarización de las materias primas, mano de obra no calificada y máquinas inadecuadas u obsoletas.

La Asociación Brasileña de Normas Técnicas (ABNT), también citada por el artículo, afirma que “los residuos textiles son como residuos sólidos, de clase II A – no inertes, que pueden tener propiedades como: combustibilidad, biodegradabilidad o hidrosolubilidad”.

Solo un retazo de esta tela contaminada puede corromper los residuos limpios en su totalidad, impidiendo su reutilización y reciclaje.

Los impactos causados ​​por el desperdicio

Una encuesta de la revista Piauí, citando datos del Sebrae, señala que anualmente se producen más de 170 mil toneladas de residuos brasileños a partir de productos textiles, como retazos y descartes de telas. Por ejemplo, se supone que en una camiseta de algodón se desperdicia el 50% de la tela.

Además, el 80% de los residuos textiles en Brasil, según el Sebrae, se desechan en rellenos sanitarios o espacios de incineración. Por lo tanto, solo el 20% se recicla adecuadamente.

Todavía es posible mencionar otros desperdicios textiles, como la energía y el agua, que también impactan directamente en el medio ambiente. La crisis del agua ya es una realidad que se viene gestando desde hace años. Por lo tanto, asegurar la preservación de estos recursos naturales también forma parte de una gestión eficiente de los residuos.

Aparte de los impactos presentados, también están los efectos que generan los residuos en el proceso textil y en la rentabilidad de la industria. Esto se debe a que están directamente asociados a fallas en la producción. Lo cual, en consecuencia, genera retrabajo y pérdida de productividad y calidad en la fabricación.

A esto se suman los daños indirectos a la producción. Es decir, hay una pérdida de tiempo y de entrega a los clientes por los retrasos que genera el retrabajo. Estos también son costos incurridos debido al desperdicio.

Entiende cómo evitarlos

desperdícios têxteis

Dado el contexto presentado, enumeramos algunas buenas prácticas y consejos que pueden colaborar con una gestión eficiente, consciente y responsable de los residuos textiles.

Realizar la eliminación correcta

La eliminación correcta es uno de los principales factores responsables de la posibilidad de reciclaje y reutilización. En caso de residuos inservibles, elimínalos en puntos de recogida responsables.

En cuanto a la reutilización, la propia fábrica puede apostar por soluciones de reproceso y reutilización para generar nuevas telas o incluso nuevas piezas. También vale la pena señalar que las redes y las cuerdas están hechas de restos textiles.

Y aún es posible idear una nueva línea de productos con un enfoque en la sustentabilidad. En otras palabras, crear piezas a partir de reciclados y retazos. También es posible establecer alianzas con otros profesionales y empresas que deseen utilizar sus residuos en producciones más artesanales, por ejemplo.

Invierte en productos de calidad

La materia prima utilizada también debe ser de buena calidad. La falta de este atributo puede resultar en más desperdicio gracias a la resistencia del material. Aún existe la idea de que optar por estos productos genera más costos para la empresa. Sin embargo, son precisamente las averías las que provocan la mayor pérdida económica.

La necesidad de retrabajo, y la pérdida de tiempo y productividad, además de las nuevas compras de materiales generan una gran cantidad de desperdicios e insumos no utilizados. Es necesario reutilizar lo que no se utilizará e invertir en mejores materiales.

Adopta el movimiento zero waste

desperdícios têxteis

Empieza a adoptar el movimiento de zero waste. Este es un concepto que hace referencia a reducir a cero la cantidad de residuos producidos. Esto se puede aplicar a una estrategia de producción bajo demanda.

Comprender el comportamiento del consumidor es fundamental para producir solo lo necesario y que corresponda a sus expectativas. De esta forma, habrá una reducción de gastos con la fabricación acelerada, asegurando aún más el éxito de tu negocio.

 

Planifica bien el corte

El corte es una de las fases que más generan desperdicios. Una vez que la tela se corta mal, no se puede reutilizar a menos que se recicle o reutilice adecuadamente.

La planificación del corte basada en moldes correctos y tamaños probados reduce los desechos industriales y evita los retazos. El uso de la tecnología puede ser fundamental para asegurar una buena planificación y control en esta etapa.

La inteligencia artificial, por ejemplo, ayuda a recopilar datos sobre el área utilizable, el peso y el rendimiento del rollo. Esta herramienta permite una gestión de corte más eficiente y precisa.

Soluciones inteligentes y tecnológicas

En la misma línea de razonamiento, existen soluciones inteligentes y tecnológicas. Esto significa invertir en maquinaria innovadora y moderna que ayude a reducir los desperdicios.

También ayudan a reducir el costo de energía, el tiempo y aún colaboran con la productividad. Además, hay máquinas que ayudan con el control de calidad efectivo y la planificación del corte.

Las máquinas Delta son buenos ejemplos de esto. La Relajadora incluso convierte el descanso convencional de 24 y 48 horas en tan solo unos minutos. Y además:

  • Calcula automáticamente el peso y el rendimiento;
  • Brinda información real sobre el ancho y largo del rollo;
  • Y elimina defectos dimensionales en piezas cortadas, entre otros beneficios.

Una vez más, es necesario reforzar que la inversión en productos de calidad compensa la producción y elimina los desperdicios.