Abr 28

La actualización de las máquinas para confección es un tema muy discutido, principalmente por las modernizaciones presentes en los equipos más actuales. Ellos pueden, entre varios beneficios, ofrecer más productividad y eficiencia, además de servir como ventaja diferencial ante la competencia.

Sin embargo, ¿cómo saber cuándo es el momento correcto para tomar la decisión de modernizar la maquinaria? Esperar que se malogren o que necesiten mantenimiento no es la mejor elección, pues puede perjudicar su producción. Vamos a abordar este asunto en el artículo de hoy. ¡Continúe la lectura y descúbralo!

 

Cuando los equipos estén obsoletos

Una de las señales de que llegó la hora de cambiar las máquinas para confección es cuando los equipos comienzan a quedarse obsoletos, limitando la evolución de la calidad de los productos. Esto puede ser notado, principalmente, cuando una nueva tendencia es lanzada, pero su confección no cuenta con equipos adecuados para producir las piezas y satisfacer la demanda.

Actualmente, muchos equipos son desarrollados para uno o dos tipos de tejidos específicos. Al mismo tiempo que eso significa más equipos en la línea de producción, la economía, la optimización de la operación, la seguridad y la calidad superior acaban recompensando el espacio que ocupan.

 

Cuando hay mucho atraso en las entregas

Si su equipo siempre da problemas, para de funcionar y atrasa la entrega de los productos a los clientes, con seguridad es el momento de cambiar sus máquinas para confección. Al fin y al cabo, los reclamos pueden aumentar y usted podrá perder sus clientes para la competencia.

Además, también es importante estar atento a los reclamos de los colaboradores con relación a los equipos utilizados, ya que pueden indicar que las máquinas están impidiendo la entrega de mejores resultados, lo que también es un motivo importante para realizar el cambio.

 

 

Cuando los productos están con baja calidad en relación con el mercado

Cuando las máquinas comienzan a dar problemas y presentar fallas es común que ocurran errores en las costuras y en los moldes, además, pueden presentar ensamblajes desfasados.

Con equipos más modernos es posible obtener un control de calidad mucho mayor, principalmente aquellos que poseen tecnología dirigida a esta finalidad. En estos casos, el cambio de máquinas también es válido y puede traerle beneficios a la empresa.

 

 

Cuando existen opciones de máquinas más productivas

La modernización le trajo grandes novedades al sector textil. Ya es posible encontrar fábricas automatizadas que casi no necesitan operadores para funcionar, reduciendo costos, fallas humanas y aumentando el lucro.

Entre las tecnologías de gran destaque se encuentran, por ejemplo, las impresoras 3D, que hoy pueden ser adquiridas por empresas medianas y también pequeñas. Además, máquinas como la Relajadora de Tejidos, reduce para solo algunos minutos, procesos que tradicionalmente durarían 2 días.

La ganancia de escala, previsibilidad, productividad y reducción de desperdicios es muy grande, aún más cuando este tipo de equipo es utilizado en conjunto con otras máquinas, como Revisadoras, Empaquetadoras, entre otras.

 

¿Ya leyó estos artículos?

 

Cuando esté listo para la adecuación a la industria 4.0

La Industria 4.0 ya no es solo una posibilidad, está ocurriendo. A pesar de que América Latina tenga un poco más de dificultad en adaptarse a los cambios, empresas de todos los tamaños ya notaron la importancia de buscar alternativas financieramente más ventajosas y contribuir también para una producción más sostenible.

Lógicamente, es importante que la adecuación de las máquinas para la confección sea realizada poco a poco, conforme el análisis previo del espacio físico, condiciones financieras de la empresa, posibilidad de entrenamiento de colaboradores, entre otros factores.

Aún así, es necesario partir de algún punto y, de preferencia cuanto antes, visto que su competencia ya puede estar adaptándose.

Para saber más sobre la industria 4.0, ¡vea ahora mismo nuestro artículo en el que explicamos por qué el sector textil debe adecuarse a ella!