Abr 29

¿Estás al día con las tendencias del sector textil? La forma en que te mantienes actualizado sobre las noticias del mercado se refleja directamente en la productividad de la industria textil.

Esto se debe a que las empresas que saben lo que sucede a su alrededor pueden anticipar escenarios inciertos, así como aprovechar las oportunidades que surgen antes de la competencia.

Entonces, para ayudarte, enumeramos las principales tendencias del sector textil. ¡Sigue leyendo y aprende más!

Industria 4.0: ¡el futuro del sector textil ha comenzado!

Antes de hablar de cualquier tendencia en el sector textil, es necesario reforzar la importancia del concepto de Industria 4.0. Después de todo, la cuarta revolución industrial ya es una realidad, y las industrias que aún no están trabajando para actualizarse, pueden estar perdiendo competitividad en el mercado.

El especialista Robson Wanka fue el responsable de implementar la primera Planta de Industria 4.0 de las Américas en la Industria de la Confección, en 2017. Y cuando hablamos con él sobre el tema, reveló que Brasil aún tiene mucho por hacer en este sentido.

Porque, según su experiencia de mercado, el sector textil sigue funcionando como si viviera en la Segunda Revolución Industrial. Y, como mencionó, cuando las empresas adopten este concepto en la producción, tendrán beneficios como:

  • Ahorro de tiempo;
  • Reducción de inventarios;
  • Reducción de área;
  • Mayor asertividad;
  • Entregas just in time;
  • Lealtad del cliente.

Por lo tanto, la industria 4.0 es una tendencia que debe priorizarse en las industrias que quieren salir adelante. Si estás interesado en profundizar el tema, ¡accede y descarga ahora nuestro e-book sobre la evolución de la confección 4.0!

 

Tendencias sostenibles

Sabemos que la preocupación por la sostenibilidad ya está presente en innumerables negocios, incluso en el sector textil. Después de todo, el segmento ha sido tradicionalmente uno de los que más genera impactos ambientales.

Como explicamos en el blog, todavía existe una gran necesidad de utilizar agua en la fabricación de textiles. Este volumen es de más o menos 150 litros por 1 kg de tejido producido.

Para colmo, si el agua no es tratada puede causar graves daños a la naturaleza. Sin embargo, existen otros factores que provocan la contaminación del aire y del suelo.

Por eso, hoy es importante entender que las acciones sostenibles permiten no solo ganancias para el futuro de la sociedad, sino también para las empresas.

Esto se debe a que, al llevar esta tendencia a los procesos productivos, es posible reducir costos y riesgos para la salud de los trabajadores, además de agregar valor a los productos y fidelizar clientes preocupados por esta causa.

Una forma de adoptar el concepto sostenible en el día a día es a través de la tendencia upcycling, es decir, utilizar piezas que serían descartadas o sobras de tejidos para la personalización de nuevas piezas.

La economía circular es también otra tendencia que contribuye al negocio en este sentido. Con ella, se fabrican productos para ser reutilizados en flujos cíclicos. Por lo tanto, después de su uso, vuelven a los fabricantes para que sean reutilizados.

Según especialista, el sector textil sigue funcionando como si viviera en la Segunda Revolución Industrial.

Tecnología y productividad

En primer lugar, destacamos que la tendencia hacia la automatización eficiente de los procesos textiles se traduce en excelentes avances en las industrias, en todos los procesos.

Con la tecnología es posible predecir diferentes escenarios. Las máquinas con presets listos, por ejemplo, se ajustan a cada tipo de elemento, ajustes configurados de forma rápida y precisa.

Además, ya existen muchas soluciones que permiten un análisis de calidad preventivo en la industria textil, lo que orienta una toma de decisiones más asertiva, anticipando problemas y reduciendo pérdidas.

No podemos dejar de mencionar la tendencia de design thinking, como se menciona en el contenido de Febratex. Este nuevo concepto de pensamiento creativo, cuando se aplica a la producción, permite resolver muchos problemas de inmediato en la fabricación.

De esta forma, los diseñadores trabajan no solo para satisfacer las demandas, sino también para desarrollar proyectos basados ​​en investigaciones, evaluaciones y prototipos que, en el futuro, evitarán daños mayores.

Impactos de las tendencias textiles en los resultados del 2021

A fines del año pasado, Abit (Asociación Brasileña de la Industria Textil y de la Confección) estimó un crecimiento para 2021 de 8,3% y 23% para las manufacturas textiles y de confección, respectivamente. Además, la organización dijo que este año se podrían generar 25 mil puestos de trabajo en el sector textil.

Sin embargo, recientemente se revisó la proyección de crecimiento del sector, y hoy se habla de indicadores en torno al 12%, según lo publicado por Valor Econômico.

Cabe recordar que, en el 2020, según Abit, el sector textil cerró diciembre con una producción de 1,87 millones de toneladas de manufacturas y 4,76 mil millones de unidades de confección.

Por lo tanto, una forma de eludir los impactos de la pandemia en las empresas y mantener una alta productividad es seguir tendencias que permitan la expansión de la eficiencia, incluso en escenarios difíciles.

La información compartida por FIESP (Federación de Industrias del Estado de São Paulo) indica que muchas empresas están aprovechando el tiempo de inactividad durante la pandemia para, dentro de su capacidad de inversión, modernizar el parque industrial, implementando nuevas tecnologías.

Así, están garantizando que, en este período de recuperación económica, la productividad y competitividad se mantengan altas e, incluso ante estos cambios, puedan reducir costos, evitar desperdicios y posibilitar procesos más sostenibles.

Expectativas del consumidor

Todo está cambiando, incluso las expectativas de los consumidores del sector textil. Después de todo, no debemos olvidar que los clientes buscan precios cada vez más competitivos y productos modernos que también consideren los impactos ambientales.

Además, el concepto de Customer Experience, como explica la CS Academy, es una tendencia muy relevante para el mercado actual, en todos los sectores.

Este término se refiere a la experiencia que tiene el cliente con la marca y con el producto al momento de adquirirlo.

Así, es fundamental crear estrategias que influyan en la toma de decisiones de compra, pensando mucho más allá de los precios.

Esto no solo se reflejará en la lealtad del consumidor a la marca, sino también en la rentabilidad, ya que impacta en el aumento de las ventas.

Para concluir, conviene recordar que los consumidores son cada vez más digitales. En otras palabras, no se puede ignorar la tendencia de la comunicación online.

Ofrecer canales de contacto y difundir soluciones en perfiles bien actualizados en las redes sociales puede contribuir a que los clientes encuentren y compartan experiencias sobre productos de tu industria.

Como sugiere el contenido de Consumidor Moderno, este es el momento de estar presente en las redes sociales de interés de tu audiencia.

Además, es fundamental invertir en soporte como los chats en el sitio web o el contacto vía WhatsApp, entre otras herramientas que fortalecen esta relación con el usuario.

Y esto se aplica a empresas de todos los segmentos. El informe Global Customer Experience Excellence de KPMG demuestra que el 80% de los directores ejecutivos se dieron cuenta de que la pandemia del Covid-19 ha acelerado la transformación digital. Es decir, esta tendencia está cada vez más presente en la vida cotidiana en los últimos años.

¿Y entonces?

Esperamos que el contenido presentado contribuya a tu forma de seguir lo que se viene en el sector textil. Porque pensar en el futuro de la industria en el presente nos permite lograr muchos resultados en el futuro.

Sin embargo, estos son solo algunos de los puntos principales que merecen tu atención hoy. Eso es porque, cuando hablamos de tendencias, hay varias a seguir.

La cadena textil no se detiene y ha ido cambiando año tras año, con mucha rapidez y tecnología. Y las nuevas demandas de los consumidores tienen un impacto directo en esta evolución.

Actualmente, el uso de tecnologías como la realidad virtual, la realidad aumentada o incluso las técnicas 3D, están ganando cada vez más relevancia en los procesos productivos.

Y la modernización de máquinas y equipos contribuye al ahorro de costos, al tiempo que cumple con las expectativas de sostenibilidad.

Por lo tanto, los productos que se ofrecen al consumidor final llegan al mercado a precios más competitivos y a la vez responden a la preocupación de reducir los impactos ambientales de los consumidores.

De todos modos, hay muchas novedades sucediendo todo el tiempo, y la forma en que te actualizas se refleja directamente en la forma en que tu empresa se beneficiará de esta evolución industrial.