Nov 23

La pandemia del coronavirus afectó mucho al sector minorista y, como consecuencia, a la industria textil, las confecciones, las tejedurías, entre otras. En junio de 2020 ABIT (Asociación Brasileña de la Industria textil) divulgó datos que revelaron que el 96% de las industrias textiles tuvieron una caída en los pedidos, siendo que más de la mitad llegó a una reducción del 50%.

Con esto, surge una preocupación general sobre el futuro de la industria y sobre las mejores acciones para pasar por este periodo con el menor impacto posible y prepararse para los cambios de las tendencias pospandemia. Si este es su caso, continúe la lectura y ¡vea las apuestas y los primeros movimientos del futuro de la industria textil después de la pandemia!

 

Valorización de los productos nacionales y mercados locales

El modelo tradicional de cadenas globales de producción es uno de los más afectados por la pandemia del nuevo coronavirus. Ya hace un buen tiempo que el mundo de la moda utiliza a China como principal fuente de fabricación, debido a que ofrece valores más bajos, pero eso se ha convertido en un error.

Ahora las industrias están buscando producciones en regiones más próximas, además de diversificar el lugar de producción. El Instituto Senai de Innovación y Tecnología hizo un estudio que mostró que el 20% de las empresas aún están analizando qué rumbo tomar, pero la mayoría ya cree que los productos nacionales y los mercados locales fortalecerán la industria.

 

Aumento de la exportación

Otra tendencia para la pospandemia en la industria textil es el aumento de la exportación.

China sufre represalias desde el aparecimiento del coronavirus por ser acusada de no haber tomado las debidas providencias e impedir el escenario caótico de la pandemia, además de sus conocidas enemistades con Estados Unidos. Juntando esto al hecho de que las empresas del exterior tampoco quieren ser dependientes de la industria china, hay una búsqueda de alternativas que puede favorecer el mercado latinoamericano.

En la industria de calzados, por ejemplo, Brasil está en el cuarto lugar entre los productores mundiales, perdiendo solo para China, India, Vietnam e Indonesia, como fue señalado por Abicalçados (Asociación Brasileña de las Industrias de Calzados).

Artículos relacionados:

 

Valorización de la sostenibilidad

En abril de este año, Business of Fashion, junto a la consultora McKinsey & Company lanzó una nueva versión del estudio “State of Fashion”, analizando la realidad del sector y presentando un panorama de transformaciones.

El estudio mostró que las transformaciones, que ya habían empezado antes de la pandemia, ahora serán aún más crecientes. Después de un periodo de recesión, se prevé una transformación en que la cadena de valor será completamente rediseñada. Esto porque, más que nunca, los consumidores están creando antipatía por empresas que producen residuos y están valorizando cada vez más las acciones sostenibles y con propósitos.

Durante el periodo en casa, el consumidor ha repensado en su consumo excesivo, además de estar más inseguro con respecto a los gastos. La tendencia es que pasen a comprar ropa de más durabilidad en empresas que estén más preocupadas con la sostenibilidad ecológica y económica.

 

 

Inversión en la Industria 4.0

Otra transformación que debe intensificarse en el periodo pospandemia en la industria textil es la Industria 4.0. De acuerdo con FIESP – Federación de las Industrias del Estado de São Paulo – Brasil, muchas empresas están usando el tiempo de inactividad para, dentro de su capacidad de inversión, modernizar su parque industrial, implantando nuevas tecnologías.

El objetivo es aprovechar la retomada de las actividades con mayor productividad, competitividad, menos costos, menos desperdicios e, incluso, viabilizar procesos más sostenibles y eficientes.

Si está pensando en invertir en tecnologías, pero aún tiene dudas, vea nuestro artículo: «Mantenimiento en la industria textil: ¿Postergarlo en tiempos de crisis es una buena opción?«.